¿Qué es Impacto Social?

Impacto social

 

Vamos al punto, podemos definir Impacto Social como el efecto sobre las personas y las comunidades que se produce como resultado de una acción o inacción, una actividad, un proyecto, un programa o una política.

Hasta ahí no suena tan mal, pero vamos poco a poco:

  • Efecto sobre las personas.
  • Una acción o inacción.
  • Resultado de actividades, proyectos, programas o políticas.

Pareciera ser entonces, que algo que le afecte positiva o negativamente a las personas, como parte de alguna actividad, ya puede ser considerado Impacto Social. Bueno, la respuesta es un poco más que eso, veamos: Si somos parte de una organización, de seguro es porque principalmente buscamos generar un cambio de largo plazo en las personas con las que trabajamos. Muy bien, pero…

¿Cómo saber si estamos haciendo un cambio?

La pregunta clave que en algún momento nos hemos hecho. Si mi organización o mi programa está trabajado duro, si veo los rostros de las personas todos los días y noto que hacemos “algo bueno” ¿Por qué me debería de preocupar por demostrar ese cambio que yo observo? Bueno, porque en este momento no es suficiente con creer que hacemos el bien, o estar convencidos de eso. Necesitamos pruebas. Los gobiernos, los donantes, los inversionistas, los organismos internacionales, las comunidades, los potenciales beneficiarios, los voluntarios y otras partes interesadas, requieren elementos concretos para poderse relacionar mejor con nuestra organización o con nuestro programa.

El Impacto Social se encuentra ampliamente estudiado, de manera que ahora contamos con metodologías que nos permiten medir diversos grados de certeza para afirmar si una organización, un programa o una actividad, generan de alguna manera ese cambio que esperamos.

La época de “creer que lo que hacemos es bueno” es parte del pasado; especialmente en un planeta que se debate en medio de crisis sanitarias, económicas y climáticas. Los recursos en manos de las organizaciones deben ser optimizados. Las poblaciones más vulnerables de Latinoamérica requieren, que quienes están trabajando por mejorar sus condiciones, lo hagan con la certeza de que sí se puede generar un impacto.

Para esto existen al menos 5 niveles en la medición del Impacto Social, dependiendo del grado de rigurosidad y complejidad de la medición:

La experiencia nos dice que todavía quedan organizaciones que no han comenzado el camino de la medición, es decir no solamente no tienen datos, tampoco tienen el compromiso para avanzar en esta ruta. Estas son las que a nuestro criterio, corren mayor riesgo en la nueva realidad.

Por otro lado, tenemos las organizaciones que quieren avanzar en este camino, pero tienen dos dificultades principales:

  • No saben cómo hacerlo: Saben que es importante, pero no encuentran el acompañamiento adecuado y tienen muchas dudas sobre la metodología que se tiene que usar, además, no cuentan con el tiempo suficiente.
  • Creen que es excesivamente costoso: Al no tener claro los pasos o los niveles de medición, terminan asumiendo que la medición de impacto es costosísima. Esto les impide comprender que, si bien es un proceso riguroso, el tamaño de la inversión depende de que tan lejos se pueda llegar en la pirámide, pero que existe un Nivel Demostrativo que es válido y aceptado.

Una vez superados esos dos obstáculos, las organizaciones están listas para avanzar en los siguientes niveles. Desde ya hay que decir que estar en un Nivel Causal (entre 4 y 5) es complejo y suele ser un proceso observable solo en el largo plazo. Por otro lado el Nivel Demostrativo es menos complejo y sin embargo, permite mostrar resultados claros a las partes interesadas y además mantener un monitoreo año con año para identificar brechas y aplicar mejoras.

Un estudio de 2016 en Holanda, evidenció que prácticamente la mitad de las empresas sociales analizadas, ya estaban haciendo algún tipo de medición de impacto, la mayoría en los niveles 1 y 3. Dentro de las organizaciones que manifestaron NO medir impacto, las principales tres razones para no hacerlo fueron como ya se dijo: No habían encontrado aún la metodología, No se contaba con los recursos o No había tiempo.

En Advocacy – Latam le ayudamos a superar esos dos obstáculos principales ofreciendo una metodología clara y un servicio accesible para su organización.

El país en el que opera y la región Latinoamericana necesitan que su organización demuestre todo lo bueno que hace. Nosotros le ayudamos.

 

 

A %d blogueros les gusta esto: